Diversidad intelectual

Diversidad intelectual

Un tribunal obliga a la Seguridad Social a reconocer una incapacidad

CATALUÑA. La magistrada del Juzgado de lo Social número 7 de Barcelona ha reconocido la incapacidad permanente en grado de gran invalidez a una trabajadora con síndrome de Down, a la que la Seguridad Social denegó esta prestación.

Según la sentencia, Montserrat C.S., de 51 años, tiene derecho a la incapacidad permanente, ya que "nuestro Sistema de Seguridad Social, propugnado en el artículo 41 de la Constitución, garantiza a todos los ciudadanos asistencia y prestaciones suficientes en situaciones de necesidad".

Familias de discapacitados intelectuales asumen un sobreesfuerzo económico de entre 19.000 y 31.000 euros al año

En España hay unas 227.000 personas

Las familias de personas con discapacidad intelectual tienen que asumir un sobreesfuerzo económico de entre 19.000 y 31.000 euros al año, según un estudio realizado por el movimiento asociativo de Familias de Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS) y patrocinado por Endesa, que quiere poner de manifiesto la "especial relevancia" de estos datos en la actual situación de crisis económica.

"Será bestial para la sociedad si acabo de maestro"

El primer licenciado europeo con Down insta a acabar con la sobreprotección

Pablo Pineda junto a los alumnos de 6º de Primaria del colegio Miguel de Cervantes[Clic para ampliar la imagen]

"Llevo 15 años apareciendo en los medios y hablando de la integración, de la normalización. No hay que estar siempre explicándoselo a la gente. He venido aquí a dar clase, una lección de cine. Y es lo que he hecho. Porque soy profesor, independientemente de que tenga, o no, síndrome de Down". Quien habla es Pablo Pineda, la primera persona con síndrome de Down en obtener un título universitario en la Unión Europea. Y los críos a los que les acaba de dar una suerte de clase magistral son los alumnos de 6º de Primaria del colegio Miguel de Cervantes, en Montemayor (Córdoba). "Claro que me gustaría dar clase. Para eso estudié Magisterio y por eso me faltan sólo cuatro asignaturas para terminar Psicopedagogía. Pero sé que, si acabo trabajando de maestro, será bestial para la sociedad. Las familias siguen teniendo miedo a las personas con Down, a que sean maestros, a que sean los novios de sus hijos o hijas...". "Yo estoy cansado de ser el eterno alumno, el eterno niño. Ahora me toca a mí dar la clase".

"Es mi compañera, no mi cuidadora"

MURCIA. Un proyecto de pisos compartidos potencia la autonomía

Dos de los participantes de la Red Nacional de Escuelas de Vida

Cuando Carmen llegó a su nueva casa, una vecina le preguntó: "¿Tú eres la que cuida de los chicos esos, los que tienen sídrome de Down?". "No, yo soy su compañera de piso", respondió. Unos días después, Carmen subía las escaleras con Diego y la misma vecina hizo una pregunta parecida: "¿Este es uno de los chicos que cuidas?". Esta vez, el que contestó fue Diego: "No. Ella no me cuida. Es mi amiga".

Los síndrome de Down ganan 30 años de vida

En España, viven cerca de 35.000 personas con esta patología. Los discapacitados han mejorado su calidad de vida en las tres últimas décadas, fundamentalmente por la atención temprana. La esperanza de vida ha pasado de 30 a 60 años

Paloma García-Sicilia

Paloma García-Sicilia vive independiente desde hace 18 años en Palma de Mallorca y está escribiendo su segundo libro.

Las personas con síndrome de Down en España han ganado 30 años de vida en las últimas tres décadas, al aumentar su esperanza de vida media de los 30 a los 60 años. "Y va a seguir creciendo, por lo menos, diez años más", asegura el responsable de salud de Down España la Federación Española de Instituciones para el Síndrome de Down, José María Borrell.

Despreciados en el Spa

MADRID. El pasado sábado 14 de febrero, un grupo de amigos fue tratado con cierto desprecio por algunos de los profesionales del Spa municipal de Collado Villalba. La razón, la más absurda de todas: eran personas con discapacidad intelectual.

Como cada sábado, un grupo de nueve amigos de Galapagar decide qué hacer esa tarde: cine, bolera, café... ¿Y por qué no una visita al Spa municipal de Collado Villalba? Con las ganas e ilusión de cualquier grupo de ocio, a las 16.20 los chicos y chicas (más bien diremos señores y señoras, ya que la edad media ronda los 30 años) llegan a la recepción del fantástico y nuevo Centro Deportivo villalbino. Un caballero les atiende. Sin embargo, algo parece no marchar bien. El recepcionista pide al portavoz del grupo que vaya en busca de la responsable del Spa. "¿Qué ocurre?" Pregunta algún despistado. Pero nadie sabe darle respuesta.

Discapacitados de 20 años comparten aula con niños de 3 por falta de recursos

Los dos únicos centros de atención específica están saturados en l'Alacantí y en los institutos no hay espacio

Alumnos discapacitados de muy diversas edades comparten aula en un centro de Alicante [Clic para ampliar la imagen]

COMUNIDAD VALENCIANA. Jóvenes discapacitados de hasta 20 años siguen compartiendo las aulas de Infantil con niños también discapacitados pero de apenas 3 y 4 años por la falta de recursos educativos en los institutos, a los que deberían haber accedido en su momento en cumplimiento de una ley de 2005 que contempla los recursos necesarios para la plena integración de todos los alumnos discapacitados.

"No tiene ningún sentido que sigan en los colegios, ni para estos chicos y chicas ni para los educadores tampoco". El portavoz de los directores de Primaria de la provincia, Ginés Pérez, denuncia en nombre del colectivo al que representa que esta irregular situación afecta especialmente a la escolarización en los centros de l'Alacantí, donde faltan los recursos necesarios y la aulas de Educación Especial para integrarlos en institutos de Secundaria, a pesar de que existan psicopedagogos y educadores para la atención especializada de estos chicos. Sin embargo en áreas como la de Elche o la provincia de Valencia no sucede esto.

Un padre protesta por la desatención educativa de su hijo con discapacidad

Ricardo Quesada, padre de un niño de 12 años con una enfermedad pulmonar crónica y síndrome de Down, permanece en huelga de hambre desde el pasado 9 de febrero frente a la Consejería de Educación de la Generalitat Valenciana para pedir la asistencia educativa domiciliaria debida para su hijo. Varias asociaciones han mostrado su apoyo "incondicional" a la familia y han presentado un escrito al consejero de Educación.

COMUNIDAD VALENCIANA. Quesada explicó que su hijo, Ricardo, tiene una fibrosis en el pulmón izquierdo desde los cuatro años, lo que le obliga a estar en casa en invierno para evitar que contraiga "una neumonía". Hasta el anterior curso, quinto de Primaria, el menor recibía 7,5 horas semanales de asistencia educativa domiciliaria por parte del Colegio Santa Ana, de la localidad valenciana de Liria.

Sin embargo, una resolución de la Generalitat del pasado 10 de septiembre resolvió que el niño debía tener 18 horas semanales, pero, el centro escolar presentó un recurso de alzada en el que alegaba que esta compensación educativa interfería en su capacidad organizativa.

Distribuir contenido