DHY! es una herramienta para el seguimiento del respeto a los Derechos de las Personas con diversidad funcional y el cumplimiento de la aplicación de la Convención de las Naciones Unidas.

La inexistente superación social de la discriminación por "anormalidad"


Superman

Este fin de semana he leído con detenimiento y atención una nueva historia de un chico paralítico de nacimiento y cuyo afán de superación le ha llevado a alcanzar metas para muchos impensables. En ocasiones estas narraciones de lucha y superación personal nos hacen ver una parte de la realidad que no se corresponde con la otra. Y cuando hablo de “en ocasiones” quiero decir “casi siempre”. La proliferación de historias de este tipo llegan a convertirse en un auténtico fastidio frente a la invisibilización de la otra cara de la moneda, de quienes no se plantean subir al monte más alto ni correr más rápido que nadie sino simplemente convertirse en un ciudadano de pleno derecho que pueda desarrollarse y desarrollar su vida sin la constante necesidad de demostrar nada a nadie.

El salvaje repago de la diversidad


Chimpacé armado con una pistola [Clic para ampliar la imagen]

Fíjense sí soy joven (y guapo, que todo hay que decirlo) que la primera vez que escuché hablar del llamado copago, que por aquel entonces algunos ya llamaban repago, se implantó por primera vez cuando se aprobó la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia en 2.006. Pero entonces parece que caían billetes de 500 euros del cielo o que las personas anormales no importaban a nadie y se veía el repago como algo lógico.

El DJ, la discoteca y los diversos con parálisis cerebral

Lobo enseñando los dientes

El día 2 de Agosto, en su edición impresa, leí en El Ideal de Granada que en una discoteca de Almuñécar, el DJ había expulsado del lugar a un grupo de personas con parálisis cerebral que habían ido allí a tomarse un refresco. Aunque cada verano desde hace tiempo vengo leyendo historias similares (un año fue un grupo de personas con síndrome de Down, otro fue un grupo de personas ciegas) este año el remate final fue el burdo argumento que utilizó el pinchadiscos. Más o menos, el tipo venía a decir que él nunca haría algo así porque el mismo era una persona anormal. Es cierto, pues tiene un brazo más corto que el otro. De hecho tiene reconocido un 58 por ciento de discapacidad.

Fiti se va de marcha

Si me ponen boca abajo no me sacan el nombre, toda la vida “Fiti” se lo ha borrado. Se lo encontró en una curva que hizo recta. Y le cuadra porque la afición por la rosca no la ha perdido. No superaba el límite de velocidad, ni iba bebido, ni se llevó a nadie por delante y salió como miembro de la orden de los parapléjicos traumáticos. Conserva la movilidad de los brazos, porque la altura de la lesión es lumbar y es autosuficiente, de momento, porque el tiempo todo lo cura.

Uso fraudulento de tarjeta de aparcamiento

Debería ser inspector de carreteras, porque tiene un tráiler de escritos informando de puntos negros y deficiencias en cuestiones de circulación. Y anécdotas para llenar un buque de contenedores. Recuerdo cuando contó que pasando por la calle Colón vio aparcar en una plaza para personas con movilidad reducida (PMR), frente a un edificio de la Generalitat Valenciana (GV), un coche del que bajó señorita con cintura de avispa, falda corta, tacones de aguja y unas piernas que para él las quisiera. La señorita se inclinó para colocar lo que parecía una tarjeta, dejando constancia de que ninguna de las piernas era ortopédica. “Fiti” se fue directo al edificio de la GV y habló con personal de seguridad para informar de lo visto y que hicieran lo que procediera, que resultó ser nada porque no tenían competencia fuera de la puerta y no podían, siquiera, llamar a la policía municipal. Llamó él y le dijeron que no podían contrastar si la tarjeta estaba falsificada o no y por tanto no se pasaban siquiera por allí.

A escote

 Eventual en campaña

Me ha dado el punto. Esta mañana he tenido una discusión con el auxiliar de un programa de atención a cascaos que gestiona una confederación de asociaciones del ramo, financiado con cargo al presupuesto autonómico y alguna entidad (en este caso Fundación La Caixa). La cuestión es que gracias a todos los contribuyentes españoles e impositores de Caixabanc, un puñado de 50 dis-ciudadanos que vivimos en la frontera con el inframundo, podemos levantarnos de la cama y acostarnos los fines de semana y festivos.

Schumacher ya no es Schumacher

Algunas incertidumbres acerca de la identidad, las diferencias y las dicotomías excluyentes.

'Schumacher will be not Schumacher – even if he emerges from coma' by Eurosport

Hace unos meses, antes de que Michael Schumacher saliera del coma tras su accidente de esquí, leí un titular que me llamó poderosamente la atención. Gran cantidad de medios de comunicación se  hicieron eco de las palabras que Richard Greenwood, un reputado neurólogo, ofreció en una entrevista para la Asociación Médica Americana de Psiquiatría: "Si Michael Schumacher sobrevive, no va a ser Michael Schumacher". Y desde que la leí no he podido dejar de dar vueltas a esta paradoja que cada día me vuelve a sumergir en la incertidumbre.

Rompiendo la baraja con impunidad

Colillas de tabaco

Admito que, pasados los 40 años de edad, me da un poco de vergüenza vivir en el domicilio de mis progenitores. En principio no le encontraba justificación alguna al asunto. No es de recibo vivir a costa de los favores continuos que me hacen los padres, hermanos y amigos. Pero en realidad sí que hay una justificación. Y la encontré cuando me formulé la siguiente cuestión: ¿Cuál es la otra opción?

El mineral del yacimiento

El otro día en la tertulia casqueril salió a colación una serie de grabaciones de un asunto de actualidad, el caso “Brutal” creo recordar, relacionado con la atención a la dependencia de la divina providencia. El caso es que la ley es de Promoción de la Autonomía Personal, pero lo que se promociona es la dependencia.

 Régimen residencial – CAMF San Andrés de Rabanedo [Clic para ampliar la imagen]

En las grabaciones se escuchaban conversaciones sobre la estrategia para el abordaje y reparto del botín de la nave con el tesoro destinado al rescate de la alta nobleza casqueril, para dedicarlos a la construcción de reservas en las que encerrar a los nobles y exigirles el pago del encierro. Gastón, un amigo que sabe de cuentas dijo que los piratas se llamaban constructores y que lo que querían hacerse con el mercado de la atención a la dependencia, porque en ese negocio el cascao era un cliente cautivo. Creo que eso de cliente cautivo es que no puede dejar de consumir un producto porque lo necesita y la demanda está asegurada, si uno consigue que otros modos de satisfacer las necesidades no entren en el mercado pues se quedan con todo. En ese momento tercio Marcial para hacer una alegoría, de lo que él define como arenga, a un escrito mío leído el 20 de enero de 2005 en la sede del PSPV de la calle Blanquearías en el acto de presentación del Libro Blanco de la Dependencia por un comando del FVI.

Se desata una bacanal contra los derechos de todos pero nadie lo remedia

Niños

Da fatiga intentar hablar de la crisis ahora que nos dicen que gracias a nuestro esfuerzo y sacrificio estamos saliendo de ella poco a poco. Además de que eso se lo puede creer su tía, se han dado tantas recetas mágicas para salir de ella que parece que una más sirve solo para emborronar un trozo de papel y de paso incordiarles mientras se toman (si pueden) el café con la tostada preceptiva.

Ascensor en Multipropiedad

Han sido días de agobio informativo, al menos para mí, a cuenta del relevo del primer español. Me ha supuesto un disgusto, por cuanto el relevado había alcanzado una plenitud vital que le convertía en el rey de todos los españoles. Ahora estaba preparado para inaugurar obras e infraestructuras de comunicación, porque la experiencia alcanzada con la edad le convierte en un excelente catador de accesibilidad.

Su contribución a la formación del cuerpo de zapadores es impagable. En los últimos años hemos sido testigos de cómo la tribuna de autoridades del desfile del día de la hispanidad ha ido rebajándose en altura y sustituido los escalones de acceso por rampas de pendiente practicable, de manera cómoda y autónoma, con los parámetros mínimos legalmente establecidos.

 Diferencia de altura de sillón con peana y sin ella

La retransmisión del acto de abdicación fue impecable, el locutor nos ilustró con todo lujo de detalles, señalando que la silla en que sentaba el relevado era de mayor altura para que pudiera levantarse de manera cómoda, como luego se evidenció cuando le cedió la silla al relevista y al dar un beso a una de sus nietas perdió el equilibrio; afortunadamente una silla estaba detrás. Luego señaló el periodista la mayor dificultad que para levantarse del asiento más bajo tenía el relevado.

Distribuir contenido